Por la Resistencia Campesina, la permanencia y la tenencia del territorio.

Asociaciòn de Campesinos del Sur de Còrdoba "ASCSUCOR"

Ejército deja explosivos en colegio en Montelíbano, Córdoba

La población campesina del corregimiento de Tierradentro, Montelíbano (Córdoba) desde el sábado 11 de abril se encuentra en estado de consternación por el hallazgo de artefactos de uso militar explosivo; dos granadas cerca de la institución Educativa Técnico Agropecuario Claret, lugar donde concurren tanto población infantil como adulta y animales que pudieron haberlas hecho estallar. La policía de Montelíbano en conjunto con miembros del ejército hizo explotar los artefactos. Los campesinos dan fe que las granadas pertenecen al ejército nacional, este mismo que tiene dos meses de estar acantonado detrás de la I.E. Claret violando así el DIH.

Desde la consecución del Plan Troya II e implementación de la estrategia militar “Espada de Honor”, en los municipios denominados según el Ministerio de Defensa “en consolidación” del departamento de Córdoba se ha agudizado la confrontación entre la población civil, objeto de protección y las FFMM, así como vulneración y violación de los DDHH e infracción al DIH. En la vereda la Zorra (Tierradentro) en el mes de abril de año 2014, el ejército atacó y violó la normativa internacional de la guerra (denuncia de contexto). Desde hace dos meses aproximadamente uniformados del ejército nacional están acantonados detrás de la Institución Educativa Técnico Agropecuario Claret, terreno que también le pertenece a la IE Claret. Esta acción es una clara infracción al DIH. Además “los soldados cargan los celulares en los salones de la escuela y sacan el agua”, afirma un labriego del sector.

El día sábado 11 de abril, en horas de la tarde, al frente de la I.E. Claret, un campesino halló una granada puesta o dejada con sevicia en una granja productiva que es asistida por la pastoral social de la iglesia católica en la cual campesinos/as organizados/as crían marranos para su sustento. Cabe resaltar que los labriegos efectúan labores diarias de limpieza y mantenimiento de dicha granja, realidad que desvirtúa la declaración de las FFMM “que el artefacto explosivo estaba en desuso”.

Detrás de la I.E. Claret está acampada una unidad militar del ejército desde hace más de dos meses, desconocida hasta el momento ya que pese a que desde esta ONG de DDHH se interlocutó con la Séptima División, Brigada 11, FTCNP, Batallón Junín y BRIM 16 no se logró individualizar que tropa opera en el sector.

Al día siguiente, domingo 12 abril, también en horas de la tarde, otro campesino halló una granada justo al lado de la carretera (recostada al murito del puente) que desde la I.E. Claret conduce al caserío de Tierradentro y que también lleva hasta Puerto Libertador y Montelíbano.

Tras el hallazgo de las granadas, la policía nacional, seccional Montelíbano, y miembros del ejército nacional, tras la inspección de los explosivos, procedieron a detonarlos controladamente; sin precisar la procedencia de las mismas, mucho menos las manos criminales que las dejaron en esos lugares, o, si eran del ejército como tal o algún grupo irregular.

El corregimiento de Tierradentro y la I.E. Claret han sido focos de intervención socio-comunitarios de la Ascsucor ya que días atrás hemos adelantado diversas reuniones públicas en el marco del paro educativo que se adelanta en el sur de córdoba y desde luego en la I.E. Claret.

En un lugar de tránsito y flujo constante tanto humano como de animales dos granadas no aparecen de la nada, además, el ejercito está a escasos metros de donde hubo el hallazgo.

Presumimos que las granadas son del ejército y en concordancia con la presunción, deja dudas muy serias por qué la policía y los uniformados del ejército “las detonan” y no concurren a hacer la respectiva “cadena de custodia” con órganos de la Fiscalía General de la Nación.

 

"Somos marcha, Somos Paz"